En el 1er Aniversario de los Tiroteos en Spas de Atlanta, Hacemos un Llamado a la Reflexión y Acción

Nos unimos en el recuerdo y la solidaridad al conmemorar el primer aniversario de los tiroteos en spas de Atlanta, ocurridos el 16 de marzo. Por favor, le pedimos observar el 16 de marzo como un día sagrado para reflexionar en silencio.


Declaración colectiva de Asian Americans Advancing Justice - Atlanta:


El 16 de marzo de 2021, ocho personas, entre ellas seis mujeres asiáticas que trabajaban en el sector de los masajes, fueron asesinadas en tres spas en el área metropolitana de Atlanta. Al conmemorar el primer aniversario de esta tragedia, honramos a las víctimas, lxs sobrevivientes y a sus familias. Ponemos su sanación, cuidado y paz en el centro de nuestra conmemoración. Estamos agradecidxs con comunidades locales y nacionales que proporcionaron atención comunitaria durante el año pasado y que se enfocaron en atender a las familias de las víctimas y lxs sobrevivientes.


Hemos centrado a las personas más directamente impactadas al conectarlas con servicios esenciales y recaudando fondos para las víctimas y sus familias. Para nuestra comunidad en general, continuamos promoviendo el proceso de sanación inspirandonos en las tradiciones de nuestros ancestrxs. También seguimos abogando por políticas y soluciones que aborden las causas fundamentales de la violencia y el odio para que todxs podamos vivir en comunidades seguras.


Hemos mantenido cerca a miembrxs de nuestra comunidad mientras navegamos la pérdida, el dolor y el trauma, no solo a raíz de los tiroteos en los spas de Atlanta, sino también al experimentar violencia, misoginia y racismo continuos contra lxs asiático-estadounidenses en Georgia y otros lados. Recientemente, los brutales asesinatos de Michelle Alyssa Go y Christine Yuna Lee, con pocas semanas de diferencia, en la ciudad de Nueva York, han renovado los temores y ansiedades de las mujeres asiáticas y asiático-americanas, que son objeto de discriminación y violencia tanto de género como de raza. En Albuquerque, NM, dos trabajadorxs asiaticxs de masajes fueron asesinadxs durante robos en spas asiáticos, aumentando los temores que sienten lxs propietarixs de pequeñas empresas asiático-estadounidenses e inmigrantes.


Estas tragedias altamente visibles llaman nuestra atención sobre las experiencias cotidianas que lxs miembrxs más vulnerables de nuestras comunidades afrontan en el punto de mira de la supremacía blanca, la misoginia y el imperialismo: las explotaciones raciales y sexuales provocadas por la presencia del militarismo estadounidense en Asia y el Pacífico; los disturbios geo-políticos resultantes que obligan a emigrar; los terrores cotidianos de un sistema que criminaliza a lxs inmigrantes, a lxs trabajadores de masajes y a las trabajadoras del sexo; la inseguridad financiera y de vivienda; y los continuos abusos y las condiciones peligrosas a las que se enfrentar a diario lxs trabajadores inmigrantes y de bajos salarios.


Para sanar, debemos afrontar estas verdades y abordar la supremacía blanca y la misoginia como causas fundamentales de la violencia y el odio. Para ello es necesario hablar de dualidades incómodas. Significa reconocer el dolor y el miedo que motiva a algunas víctimas y miembrxs de la comunidad a pedir soluciones carcelarias como una mayor presencia policial, legislación sobre delitos de odio y otras formas de castigo; y al mismo tiempo cuestionando cómo éstas respuestas criminalizan y causan daño en nombre de la seguridad pública.


Enfrentarse a la verdad también significa confrontar la anti-negritud en nuestras comunidades asiático-estadounidenses. No podemos permitir que la tragedia de los tiroteos en Atlanta justifique las políticas que amplían fuerzas policiales y sus impactos desproporcionados en las comunidades negras. Por el contrario, junto con nuestrxs aliadxs negrxs, indígenas, latinxs, árabes y de las islas del Pacífico, nos sentimos inspirados para reimaginar cómo pueden ser la justicia, la sanación, el amor y la esperanza para nuestras comunidades.


A lo largo del año pasado, fuimos testigxs de mensajes y actos de cuidado comunitario, empoderamiento y solidaridad que resonaban en calles, parques y centros comunitarios a medida que más personas se unían, unidas por el dolor y comprometidas por un cambio radical.


Juntxs, nos comprometemos a ir más allá de los límites opresivos de la supremacía blanca y la anti negritud y a construir comunidades de cuidado sostenibles. Podemos atender las necesidades de las víctimas de la violencia racial y de género y, al mismo tiempo, hacer que nuestrxs líderes electos se responsabilicen de crear políticas que centren a nuestras comunidades. Esto incluye invertir en organizaciones comunitarias que a menudo están en primera línea atendiendo a víctimas, sobrevivientes y a comunidades vulnerables en su propio idioma que usan y con la sensibilidad de sus culturas, medios de vida y estatus migratorio. Nuestrxs líderes electos deben proveer inversiones y recursos a largo plazo para las familias de las víctimas y lxs sobrevivientes mucho después de que la crisis inmediata haya disminuido, acceso a fondos de compensación para las víctimas, financiar por completo los programas de prevención de violencia y justicia restaurativa, así como las infraestructuras e instituciones públicas centradas en la salud pública y la educación.


Juntxs, podemos luchar de formas más poderosas por la seguridad y la sanación de la comunidad, por la justicia racial y económica, por una vivienda estable, por el acceso a cuidado de salud de calidad, incluida la salud mental y la educación, por un salario digno, por el derecho al voto, por el derecho a organizarse y por el arte y la belleza en nuestros barrios. En este aniversario, recordamos las vidas perdidas y las familias que siguen luchando sin sus seres queridos, y volvemos a comprometernos a ampliar y profundizar nuestro cuidado comunitario para todas las comunidades, comenzando en Atlanta y de ahi extendiéndose por todo el país y el mundo.

3 views0 comments